lunes, 2 de marzo de 2009

Sobre fantasías violentas

(nota: este post fue escrito en caliente, sin ebargo me niego a editarlo fuera de correcciones ortográficas y cambos similares - la idea general sigue siendo la misma, sigo sintiendo que se llegó al punto en el que una reacción violenta es entendible y hasta justificable, tal vez efectiva)

Volviendo de una reunión social en provincia, el 15 no me paró en donde tenía que pararme. Fue más que nada el disgusto de caminar de más, no tanto las cuadras (no eran muchas, pero tenía una carga molesta encima). Por alguna razón se filtró en mi refunfuñeo mi desprecio por los recientes gobiernos "peronistas", y al rato todo esto derivó en una fantasío de hacer un grupo terrorista cuyo único objetivo sea eliminar la presencia de toda corriente política que sea dañina para la sociedad, que en su gran mayoría se puede encontrar bajo el nombre de "peronismo". El nombre AAA, con "antiperonista" en vez de "anticomunista", se me ocurrió, pero luego me pareció de un tanto mal gusto (incluso considerando la ironía...). LAP (Liga AntiPeronista) me pareció un nombre más adecuado, pero no importa mucho el nombre, después de todo es solo una fantasía.

Se podría hacer un grupo comando que asesine de forma silenciosa, o secuestre y deje reportes de por qué se secuestró a la "víctima", tal vez devolviendo a algunos pocos luego de hacerlos ver videos educativos al mejor estilo de "La narana mecánica", explicándoles por qué se los secuestró, por qué estamos hinchados las bolas, por qué jamás van (los secuestrados) a vivir en paz a menos que enmienden sus errores y los de sus colegas.

Lo más espectacular esperable podría ser secuestrar al presidente (o presidenta, si sigue la actual), sentarlo en una mesa, y explicarle todo esto. Explicarle que sus acciones pasaron hace mucho tiempo el punto crítico que marca el límite de lo que un humano con dignidad debería tolerar. Y luego empezar el proceso de educación.


Todo esto suena un poco nebuloso sin explicar qué es lo que considero "dañino para la sociedad", eso lo entiendo. Dañino para la sociedad es el funcionario que alimenta los intereses de su partido por encima de su función, por ejemplo. Dañino es permitir que un gremio pueda defender trabajadores que no están haciendo su trabajo. Dañino es regalar la plata a los encargados de mantener los servicios públicos cuando no lo hacen correctamente, en vez de penalizarlos. Dañino es permitir que la iglesia católica prevenga el uso de preservativos (no, no me imorta que venga el papa a decir que repartir forros está mal: repartir y usar forros está bien, no hinchen). Cualquier persona más o menos bien formada (léase: que dio un poco de bola en el secundario) puede reconocer ejemplos de "daño a la sociedad", porque se los encuentra a diario.

Por ahi mi ideología es psicópata (todavía no comprobé si puedo matar un humano a sangre fría, tengo mis dudas acerca de eso) en el aspecto concreto y práctico, y entiendo que a mucha gente lo que estoy diciendo le parece horrible y probablemente quiera hacerme vivir en un cuarto con paredes acolchonadas. Pero la verdad es que no veo alternativas. No veo una luz al final del túnel. Hay bocha de cosas que me molestan, pero la que considero más importante de ellas es la falta de una sociedad con las cosas básicas para vivir bien, en donde haya un piso que sea esa "igualdad de oportunidades" que tanto se promete. Esto falta, y gobiernos dañinos no lo van a proveer.

Por ahi alguien haga todo esto que digo, y luego enseñen en las esuelas cómo una sangrienta revolución acabó con una era de oscurantismo. O no, nunca faltan los que quieren abrillantar lo que se les dice a los niños (aunque a los niños no les moleste el derramamiento de sangre).

~ Ariel // Kant

p.d.: Esto no se trata de capitalismo vs. comunismo, se trata de la gente que hace las cosas y su forma de ver el mundo a un nivel más básico que la ideología de modelo socioeconómico. Se puede vivir como yo planteo que se debería inclusive si se usa capitalismo, es cuestión de que los organismos del estado hagan su trabajo y no pelotudeen.

1 comentario:

Boro dijo...

Lamentablemente el problema no son sólo los peronistas. Por citar un ejemplo, los militares eran todo menos peronistas, y así gobernaban... y seamos sinceros, los peronistas hoy por hoy lo único que comparten con el peronismo es el discurso vacío, los emblemas, la marcha peronista, y su hambre de poder. El problema no pasa realmente por ahí.

El problema es que el argentino promedio es engreído, egoísta e ignorante, razón por la cual aquellos que llegan al poder, lo usan en su propio beneficio. La única posible solución es educación, educación y educación. Llevará generanciones, por lo que educación debe ser nuestra primera prioridad.

Y no me refiero a educación sólo en el aspecto académico. Los argentinos tenemos que aprender a vivir en sociedad y a respetarnos los unos a los otros, para lo cual hace falta orden. Tenemos muchísimas bonitas leyes, ya viene siendo hora de que se empiecen a respetar, empezando por la Constitución.